martes, 7 de marzo de 2017

Donde Habite el Olvido - Luis Cernuda.

0

Donde habite el olvido Donde habite el olvido, En los vastos jardines sin aurora; Donde yo sólo sea Memoria de una piedra sepultada entre ortigas Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios. Donde mi nombre deje Al cuerpo que designa en brazos de los siglos, Donde el deseo no exista. En esa gran región donde el amor, ángel terrible, No esconda como acero En mi pecho su ala, Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento. Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya, Sometiendo a otra vida su vida, Sin más horizonte que otros ojos frente a frente. Donde penas y dichas no sean más que nombres, Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo; Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo, Disuelto en niebla, ausencia, Ausencia leve como carne de niño. Allá, allá lejos; Donde habite el olvido. El texto corresponde con el poema conocido como "Donde habite el olvido" y pertenece a Luis Cernuda, autor que formó parte de la Generación del 27 y que perteneció a la corriente literaria del surrealismo, la cual influyó también a otros autores de este grupo. ESTRUCTURA: Se trata de un poema de Cernuda que describe un mundo en donde se olvidan todos los problemas, consiguiendo así la libertad que tanto desea. El poema presenta una mezcla entre verso libre junto con tiradas de versos alejandrinos, en algunos versos del poema. Tiene una rima asonante en los versos pares dejando los impares libres, aunque eso ocurre sólo en algunas partes del poema como al final: Disuelto en niebla, ausencia, Ausencia leve como carne de niño. Allá, allá lejos; Donde habite el olvido TEMA.: Aparece en este poema una gran influencia de la figura de Bécquer y del Romanticismo en general, con esa contraposición del deseo y la realidad. El tema es el olvido. Pero el olvido concebido como muerte, pero no esperando una vida mejor, sino desando desaparecer, desando la ausencia, para así evitar el insoportable dolor. El amor es el causante de dicho dolor. El protagonista del poema desea desvanecerse y poder escapar de la esclavitud del deseo, escapando a un lugar donde el amor no pueda herirle y donde la obsesión amorosa no pueda alcanzarle, donde quizás sea posible alcanzar la inocencia perdida y solo haya ausencia y olvido. Si nos centramos en los recursos empleados para expresar este sentimiento, veremos una clara fusión entre el romanticismo con imágenes propias del surrealismo. Vemos aquí reflejada la figura del ángel, típica de la generación del 27, que en este texto se asemeja a la imagen del ángel exterminador bíblico que surge aquí con su sonrisa y su falta de piedad, lleno de gracia y de majestuosidad, pero que no vacila a la hora de herir al hombre al que ama. Al verse sin escapatoria de todo eso el poeta ansía refugiarse en el único espacio donde pueda permanecer insensible. En la cuarta estrofa, nos habla de como un "dueño" le exige convertirse en todo lo que él le ordene, dejando de ser él mismo, esto sólo lo conduce a la angustia y al dolor, pues así tampoco es quien de conseguir la esperanza. Frente a toda esta perdida de todo lo que pudo haber amado y de sí mismo, solo le queda el deseo de dejar de sufrir algún día. Todos sus sentimientos son tan sumamente intensos, que incuso de nombran por encima de la muerte, es decir, que la muerte no basta para mitigarlos, y por eso es necesario buscarlos más allá lo que nos vendría diciendo la última frase del poema. El poema posee una estructura circular ya que empieza igual que acaba (donde habite el olvido).  RECURSOS: - Personificaciones: donde habite el olvido (verso 1 y 22), que también son un símbolo de la muerte, la soledad, la desolación. Memoria de una piedra (verso 4). El viento escapa a los insomnios (verso 5), que simboliza también lo negativo, el malestar de no dormir. Brazos de los siglos (verso 7), que además simbolizan la eternidad. - Metáfora: Con los vastos jardines sin aurora (verso 2) hace reflejo del cementerio; pero un cementerio sin luz, sin nuevo día, sin esperanza ni vida. Con la memoria de una piedra sepultada entre ortigas (verso 4), hace alusión a la lápida pero tapada, que no se ve, por lo que está olvidada. Pero además está oculta con ortigas, acrecentando lo desagradable y doloroso. - Imagen: mi nombre deja al cuerpo en brazos (versos 6 y 7), ya que quiere morir para no sentir deseo o En su pecho el ala, incrustada de acero (verso 10 y 11), que hace referencia a lo duro, a lo frío. - Antítesis e imagen: ángel terrible (verso 9). sonreír / tormento (verso 12). Penas / dichas (verso 16). Cielo / tierra (verso 17). - Símbolo: niebla / ausencia (verso 19): aparece la muerte como deseo de no ser, de dejar de ser. - Símil: ausencia leve como carne de un niño (verso 20), concebida de un modo muy surrealista. En el verso de “exige un dueño a imagen suya” se refiere a un amor igual que él,(un hombre) COMENTARIO CRÍTICO.: Nos encontramos ante un poema de Luis Cernuda titulado “Donde Habite el Olvido”. En este poema Cernuda nos expresa su deseo por olvidar un amor, quiere olvidar el deseo que le causaba y así acabar con sus penas. Todos tenemos la necesidad de enamorarnos, de sentir amor por alguna persona, cuando estas en busca de este amor te sientes desafortunado con un vacío interior que solo puede ser solventado encontrando a la persona adecuada. Creo que todos hemos pasado por la etapa que Cernuda nos presenta: ese deseo de olvidar, todos los sentimientos que nos causaba la persona amada, pero pienso que la cuestión no es olvidar, si no recodar y que no duela este recuerdo. Es normal que nos cause dolor momento que quizás no volvamos a vivir, pero es bonito saber que has tenido la fortuna de vivirlos, y no por eso recordarlo como algo triste, totalmente al contrario. Es triste acabar con una relación, y los primeros meses son duros para todo el mundo pero el tiempo todo lo cura y si esa persona no sigue en tu vida quizás es que no era su lugar, y en un futuro probablemente llegue otra persona que te vuelva hacer sentir . Personalmente no me gusta olvidar, porque con cada acto que hacemos nos vamos formando a nosotros mismos, de los errores siempre se aprende y así vamos formando nuestra experiencia, uniendo las claves para estructurar nuestra personalidad y nuestra forma de ver la vida. Todos sabemos que el amor es muy efímero, que tal y como llega se va, y que después queda el sentimiento hacia esa persona que es lo que realmente une. Creo que el motivo principal por el que queremos olvidar los amores, es a su vez su virtud: su fugacidad, ya que cuando realmente nos llega nos olvidamos de todo lo demás, parece que estas como en una nube que nada te influye, que todo es perfecto. Todos queremos que este sentimiento esa eterno, y es cuando nos chocamos con la realidad, vemos que el momento ya pasó y ahora tienes que continuar con tu vida. Es por ello por lo que animo a no olvidar, si no como he dicho anteriormente, a recordar sin que duela.

Canal De Youtube - Filmaniac!

0

Una vez más, tenemos que subir al blog un proyecto. Esta vez, el proyecto consiste en un trabajo grupal en el que tenemos que abrirnos una cuenta de YouTube y subir vídeos acerca de la temática elegida. En mi caso, nos centramos en la temática del cine. Si estáis interesados en visitar nuestro canal aquí os dejo el enlace. https://www.youtube.com/channel/UCHbgoDnw3ItV9ncZrM8PRcw

"Los Silenciosos"

0

1) Tema: Falta de comunicación en una pareja 2) Resumen: En un café, una pareja, a falta de comunicación, se ponen a contar números de forma patética para desahogarse. 3) Estructura: Es un texto cuya modalidad es la narración, En la narración, se relatan los sucesos que les suceden a unas personas en un lugar y tiempo determinados. Esta modalidad textual adquiere una estructura similar a los cuentos.  Esta estructura consta de “introducción, nudo y desenlace”. Introducción: (línea 1-7). Presentación de los diversos personajes y de la situación. Nudo: (línea 8- penúltima). Reacción absurda ante el aburrimiento por la necesidad de comunicación. La entnación que presentan la pareja al decir los números es de desahogo. Desenlace: (Última línea). Problema no resuelto, se llevaron hasta por la noche contando números. Podemos apreciar que todo lo ocurrido fue una pérdida de tiempo. 4) Comentario Crítico: ´La modalidad textual es la narración. Al principio del texto podemos apreciar la iniciación de un cuento: “Érase una vez…”  Esto, nos ayuda a dar comienzo a la estructura. Todo cuento consta de introducción, nudo y desenlace. El texto nos muestra una situación absurda, patética… en el que una pareja por falta de comunicación, se ponen a contar números cuya entonación, manifiesta desahogo. De esta se forma se llevaron hasta por la noche lo que revela una “pérdida de tiempo.” Aunque veamos este texto como algo “sin sentido”, absurdo… es la pura realidad de la actualidad. Hoy en día, toda persona es consciente de que hay menos comunicación que antiguamente, pero todos hemos pasado por una  situación similar a la de las personas del texto. Todo esto, se debe a las nuevas tecnologías. ¿Alguna vez has quedado con amigos, familiares… y has estado más centrado en el móvil que en las personas de tu alrededor? Pues a eso me refiero. La nuevas tecnologías hacen que nos preocupemos por lo que menos importa en esos momentos de “reuniones familiares, de amistad” Está bien que pertenezcamos a una sociedad desarrollada, es decir, que podamos comunicarnos con gente de otros países gracias a las tecnologías. Eso nos hace ser personas más cultas. Pero nos tenemos que dar cuenta de cuando es y cuando no es necesario estar ocupado con las tecnologías, ya sean por diversión, por trabajo,... Al fin y al cabo no estarás centrado ni en una cosa ni en la otra y eso hará que tengas una “ pérdida de tiempo” como la pareja del texto.

lunes, 6 de marzo de 2017

Antología Generación del 27

0

FEDERICO GARCIA LORCA "Pequeño poema infinito" Equivocar el camino es llegar a la nieve y llegar a la nieve es pacer durante veinte siglos las hierbas de los cementerios. Equivocar el camino es llegar a la mujer, la mujer que no teme la luz, la mujer que no teme a los gallos y los gallos que no saben cantar sobre la nieve. ........................................................ ........................................................ ........................................................ Los muertos odian el número dos, pero el número dos adormece a las mujeres y como la mujer teme la luz la luz tiembla delante de los gallos y los gallos sólo saben votar sobre la nieve tendremos que pacer sin descanso las hierbas de los cementerios. En mi opinión, Lorca quiere transmitir un sentimiento de odio a la civilización moderna. A él, andaluz, de pueblo, le gusta más la vida campestre, tranquila y sin complicaciones, y no quiere que la idea de Nueva York se extienda por su tierra, España, aunque más en concreto, Andalucía Este poema pertenece al libro Poeta en Nueva York, escrito por Federico García Lorca durante su estancia en esta ciudad entre los años mil novecientos veintinueve y mil novecientos treinta y uno. El título de este poema es “Pequeño poema infinito”. El tema de este poema es la ciudad, en este caso Nueva York. Esto se puede ver en las metáforas que utiliza Lorca para expresar lo que es la ciudad de Nueva York para él, algo que nunca llegó a comprender del todo Este poema es un claro ejemplo de la etapa surrealista de la poesía de Lorca. Este poema, escrito en la ciudad de Nueva York, como el resto de poemas escritos por él allí, se vuelve más oscura y hermética que lo normal, y es allí donde nos damos cuenta de que no le agradó mucho su estancia en Nueva York. Se vuelve a ver aquí el tema principal en la poesía lorquiana: la frustración, la desolación y la soledad, dado que la ciudad de Nueva York le propició a Lorca una angustia y ansia que jamás había sentido antes FEDERICO GARCIA LORCA "Ciudad sin sueño" No duerme nadie por el cielo. Nadie, nadie. No duerme nadie. Las criaturas de la luna huelen y rondan sus cabañas. Vendrán las iguanas vivas a morder a los hombres que no sueñan y el que huye con el corazón roto encontrará por las esquinas al increíble cocodrilo quieto bajo la tierna protesta de los astros. No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. No duerme nadie. Hay un muerto en el cementerio más lejano que se queja tres años porque tiene un paisaje seco en la rodilla; y el niño que enterraron esta mañana lloraba tanto que hubo necesidad de llamar a los perros para que callase. No es sueño la vida. ¡Alerta! ¡Alerta! ¡Alerta! Nos caemos por las escaleras para comer la tierra húmeda o subimos al filo de la nieve con el coro de las dalias muertas. ................................................................ ................................................................ ................................................................ Pero si alguien cierra los ojos, ¡azotadlo, hijos míos, azotadlo! Haya un panorama de ojos abiertos y amargas llagas encendidas. No duerme nadie por el mundo. Nadie, nadie. Ya lo he dicho. No duerme nadie. Pero si alguien tiene por la noche exceso de musgo en las sienes, abrid los escotillones para que vea bajo la luna las copas falsas, el veneno y la calavera de los teatros. El poeta proyecta su vigilia angustiosa por desamor sobre la gran urbe que es Nueva York, –ciudad sin raíces espirituales– donde nadie duerme ni dormirá nunca, y donde nadie debe dormirse. Nos quiere mostrar la incapacidad de dormir de los habitantes de una ciudad desnaturalizada y por extensión de cualquier sociedad que como la neoyorkina se conduzca mediante el nervio abyecto del estrépito y de una surtida plaga de agresiones. En un plano más profundo, el protagonista poético no hace sino proyectar sobre la ciudad su propio insomnio desgarrador a causa de haber quedado despojado de su amor. Dormir supone descanso reparador y abre ventana al sueño como imaginación e ilusión por nuevos horizontes: la contemplación del panorama nocturno, con la grandiosidad del puente de Brooklyn como signo elocuente de autosuficiencia, hace colegir al poeta que dormir-soñar en un medio así de desquiciado es imposible. En el fondo subyace el tema de la disparatada contradicción de una sociedad que, al tiempo que descuella emperadora entre los emporios del progreso técnico, arruina los sueños de armonía de sus habitantes porque ha olvidado sus raíces y crecido hacia arriba en la exterioridad de sus edificios pero no hacia abajo, al haber rechazado la dimensión espiritual y la posibilidad de trascendencia. En la gran urbe no hay amor de la misma manera que no lo hay en el corazón del poeta. Ni siquiera en el sueño eterno de la muerte descansará nadie en la colosal ciudad insomne que idolatra la prosperidad. Así las cosas, el poeta clama angustiado porque nadie se duerma en la complacencia de su conformismo o parálisis mental FEDERICO GARCÍA LORCA. "Romance de la pena negra" Las piquetas de los gallos cavan buscando la aurora, cuando por el monte oscuro baja Soledad Montoya Cobre amarillo, su carne,                    huele a caballo y a sombra. Yunques ahumados sus pechos, gimen canciones redondas. Soledad, ¿por quién preguntas sin compaña y a estas horas?               Pregunte por quien pregunte, dime: ¿a ti qué se te importa? Vengo a buscar lo que busco, mi alegría y mi persona. Soledad de mis pesares,                      caballo que se desboca, al fin encuentra la mar y se lo tragan las olas.... .......................... .......................... Trata sobe la pena irracional pero inevitable de Soledad. Trata de una gitana, Soledad Montoya, que busca su realización personal sin conseguirlo. Al final se generaliza esa pena y frustración a todos los gitanos Lo precioso del poema es que no pasa del plano sobrecogedor de lo intuitivo. Se deja envolver por el misterio Hay que tratar de comprenderlo a cada lectura, los matices y los significados se multiplican y permanecen En conclusión, este es un poema muy característico de la Generación del 27. Aquí hay una gran influencia neo popularista y describe lo que es la Generación del 27 y su objetivo, el de la defensa de los pueblos perseguidos (en este caso el de los gitanos, que simbolizan al pueblo andaluz). RAFAEL ALBERTI. "Nocturno"      Cuando tanto se sufre sin sueño y por la sangre se escucha que transita solamente la rabia, que en los tuétanos tiembla despabilado el odio y en las médulas arde continua la venganza, las palabras entonces no sirven: son palabras.      Balas. Balas.      Manifiestos, artículos, comentarios, discursos, humaredas perdidas, neblinas estampadas. ¡qué dolor de papeles que ha de barrer el viento, qué tristeza de tinta que ha de borrar el agua!      Balas. Balas. Ahora sufro lo pobre, lo mezquino, lo triste, lo desgraciado y muerto que tiene una garganta cuando desde el abismo de su idioma quisiera gritar lo que no puede por imposible, y calla.      Balas. Balas. Siento esta noche heridas de muerte las palabras. De un momento a otro (1937)   Rafael Alberti, en este poema publicado durante la guerra civil española, se lamenta de que las palabras son sustituidas por las balas en situaciones extremas de rabia, de odio y de venganza. Las balas han reemplazado a las palabras de los políticos, los periodistas y los intelectuales; incluso el poeta mismo siente en la oscuridad de la noche que a él las balas también le han sustituido el uso de la palabra. Trata de la inutilidad de las palabras en tiempos de guerra. Hay que entender por "palabras" tanto las propias de la lengua oral como las de la lengua escrita: artículos periodísticos, discursos políticos y, también, los textos literarios como las novelas, los poemas...   Refleja el evidente estado de desolación de un poeta que vio cómo los fusiles, los cañones y las bombas sustituyeron a los debates, los discursos, los libros... Porque como dice  el poeta en los momentos en que sólo existe violencia, odio  y asesinatos, las palabras están "heridas de muerte". RAFAEL ALBERT. "El ángel bueno" Vino el que yo quería el que yo llamaba. No aquel que barre cielos sin defensas. luceros sin cabañas, lunas sin patria, nieves. Nieves de esas caídas de una mano, un nombre, un sueño, una frente. No aquel que a sus cabellos ató la muerte. El que yo quería. Sin arañar los aires, sin herir hojas ni mover cristales. Aquel que a sus cabellos ató el silencio. Para sin lastimarme, cavar una ribera de luz dulce en mi pecho y hacerme el alma navegable El poema hace alusion a un angel que viene y visita a alguien entre sueños, un angel que con sus cabellos ató el silencio y hace navegable el alma de aquel individuo, era el angel que el quería, el que el llamaba. El titulo tiene muchisima relacion pues el título es un Angel Bueno y en el poema claramente se entiende que el angel era bueno y que habia bajado a vitsitar a alguien sin lastimarlo. RAFAEL ALBERTI. "Un fantasma recorre Europa" ...Y las viejas familias cierran las ventanas, afianzan las puertas, y el padre corre a oscuras a los Bancos y el pulso se le para en la Bolsa y sueña por las noches con hogueras, con ganados ardiendo, que en vez de trigos tiene llamas, en vez de granos, chispas, cajas, cajas de hierro llenas de pavesas. ¿Dónde estás, dónde estás? Los campesinos pasan pisando nuestra sangre. ¿Qué es esto? ............. ...................................................... ...................................................... Trata de como un fantasma recorre Europa, el fantasma del hastío con los partidos tradicionales y la polarización ideológica. LUIS CERNUDA. "Te quiero" TE QUIERO Los placeres prohibidos Te quiero. Te lo he dicho con el viento, Jugueteando como animalillo en la arena O iracundo como órgano tempestuoso; Te lo he dicho con el sol, que dora desnudos cuerpos juveniles y sonríe en todas las cosas inocentes; .......................................... .......................................... .......................................... Pero así no me basta: Más allá de la vida, Quiero decírtelo con la muerte; Más allá del amor, Quiero decírtelo con el olvido. Trata de como expresa el amor por parte del poeta a un ser amada que nos es desconocido. Estamos ante un poema de Luis Cernuda, poeta de la Generación del 27, titulado “Te quiero”, que pertenece a su libro Los placeres prohibidos, publicado en 1933 y que, en forma póstuma, se incorporó al libro La realidad y el deseo LUIS CERNUDA SI EL HOMBRE PUDIERA DECIR... Si el hombre pudiera decir lo que ama, si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo como una nube en la luz; si como muros que se derrumban, para saludar la verdad erguida en medio, pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, la verdad de sí mismo, que no se llama gloria, fortuna o ambición, sino amor o deseo, yo sería aquel que imaginaba; aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos proclama ante los hombres la verdad ignorada, la verdad de su amor verdadero. ............................... ................................................ Tú justificas mi existencia: Si no te conozco, no he vivido; si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido. El amor para el poeta como fuente de frustración personal y como elemento que justifica toda su existencia. es un texto literario, perteneciente al género lírico, concretamente un poema de Luis Cernuda perteneciente a su obra de 1931 Los placeres prohibidos. Se trata de la expresión desgarrada de su frustración por no poder expresar su amor verdadero, junto a la expresión de lo que es el amor para él, que no es otra cosa que lo único capaz hacerlo libre y de justificar su existencia. El tema del amor, como el anhelo de una pasión que le conduzca a una posesión absoluta, eterna, está presente a lo largo de toda su obra, pero es en Los placeres prohibidos (1931) donde se identifica plenamente con el deseo y el placer, que el poeta toma como destino y justificación de su existencia. En este libro se revela la adhesión de Cernuda a la moda literaria del surrealismo a través del cual logró hallar la manera de expresar su mundo interior y la rebeldía del que elige el amor prohibido (amor homosexual). Lo esencial de este libro es su espíritu de rebeldía contra el orden establecido. En Los placeres prohibidos la rebelión crece con la abierta reivindicación de su homosexualidad. Es Cernuda uno de los poetas del amor de la literatura española, y este poema uno de las más bellas e intensas manifestaciones de amor de nuestra literatura. Los versos finales Tú justificas mi existencia:/Si no te conozco, no he vivido;/si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido sólo son equiparables a otros gloriosos como el Polvo serán, mas polvo enamorado de Francisco de Quevedo u otros de Bécquer como ¿Qué es poesía?, dices mientras clavas/En mi pupila tu pupila azul./¡Qué es poesía! ¿Y tú me lo preguntas?/ Poesía eres tú. En definitiva, un extraordinario poema de un extraordinario poeta LUIS CERNUDA."Peregrino" ¿Volver? Vuelva el que tenga, tras largos años, tras un largo viaje, consciencia del camino y la codicia de su tierra, su casa, sus amigos. Del amor que al regreso fiel le espere. Más ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas, sino seguir libre adelante, disponible por siempre, mozo o viejo, sin hijo que te busque, como a Ulises, sin Ítaca que guarda y sin Penélope. Sigue, sigue adelante y no regreses, fiel hasta el fin del camino y tu vida, no eches de menos un destino más fácil, tus pies sobre la tierra antes no hallada, tus ojos frente a lo antes nunca visto.. ......................................... ......................................... La conformidad del poeta a vivir en el exilio junto a su sentimiento de desarraigo. Cernuda expone la contradicción del sentimiento que siente hacia el exilio y los exiliados. Como entiende y acepta a quienes sufren la llamada de su tierra y comparte el sentimiento de aquellos que no necesitan buscar en sus raíces la comodidad de una vida más sencilla El poema que nos ocupa: Peregrino, forma parte de la obra Desolación de la quimera escrita y publicada en el exilio. Obra donde Cernuda vierte su amargura y sus recuerdos. Toda su poesía queda reunida bajo el título general de La realidad y el deseo que encubre el desasosiego habido en su vida y en sus propios versos VICENTE ALEIXANDRE Se querían " Vicente Aleixandre" Se querían. Sufrían por la luz, labios azules en la madrugada, labios saliendo de la noche dura, labios partidos, sangre, ¿sangre dónde? Se querían en un lecho navío, mitad noche, mitad luz.  Se querían como las flores a las espinas hondas, a esa amorosa gema del amarillo nuevo, cuando los rostros giran melancólicamente, giralunas que brillan recibiendo aquel beso.  Se querían de noche, cuando los perros hondos laten bajo la tierra y los valles se estiran como lomos arcaicos que se sienten repasados: caricia, seda, mano, luna que llega y toca.  Se querían de amor entre la madrugada, entre las duras piedras cerradas de la noche, duras como los cuerpos helados por las horas, duras como los besos de diente a diente solo.  ........................... ............................................ ............................................ El tema principal de este poema es el amor El poeta expresa el amor que sienten dos personas, y como lo sienten durante todos los momentos de la vida, comparándolo con los sucesos que van ocurriendo a lo largo de ella. Vicente Aleixandre es un poeta perteneciente a la Generación del 27 y uno de los poetas más sugerentes y personales de la poesía española del siglo XX. También llegó a ser Premio Nobel de literatura en 1977. Toda su obra poética se divide en varias etapas, las cuales son poesía pura, poesía surrealista, poesía antropoética y poesía de vejez. Este poema pertenece claramente a su etapa de poesía surrealista. Esta etapa provocó un cambio radical en su concepción poética. Aleixandre inspirado por los precursores del surrealismo, adopta como forma de expresión el poema en prosa y el verso libre. En estos poemas, el poeta celebra el amor con fuerza sobrenatural que va destruyendo todas las limitaciones del hombre y critica los convencionalismos de la sociedad. Este poema expresa sobretodo el amor que sienten dos personas, desconocidas para nosotros, que se amarán siempre sea donde sea. El autor va explicando los lugares y el espacio donde se amaban, de día, de noche, en la madrugada... El surrealismo característico de este poema se puede apreciar en como están distribuidas sus ideas, en la manera de expresarlas y en el modo de entender el concepto de amor. En conclusión yo creo que este poema reproduce lo que sería el amor ideal, que siempre perdurará pase lo que pase en la vida. Resumen VICENTE ALEIXANDRE. "En la plaza" Hermoso es, hermosamente humilde y confiante, vivificador y profundo, sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido, llevado, conducido, mezclado, rumorosamente arrastrado. No es bueno quedarse en la orilla como el malecón o como el molusco que quiere calcáreamente imitar a la roca. Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha de fluir y perderse, encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita extendido. .......................................................................................... .......................................................................................... .......................................................................................... La solidaridad humana. El sentido de la existencia humana consiste en reconocerse a sí mismo en los demás. Si se desea vivir plenamente, parece decir el poeta, es preciso fundirse con los demás. Esta unión de lo individual con lo colectivo es lo que da sentido pleno a la existencia humana. No se trata pues de expresar puros sentimientos de solidaridad sino mediante ejemplos, metáforas y comparaciones mostrar esta idea esencial. se trata de una búsqueda, de despojarse de sí mismo, para ser plenamente uno mismo: " Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y puede reconocerse El poema En la plaza forma parte del libro Historia del corazón, o sea, nos hallamos en lo que podemos considerar segunda época de Aleixandre, aquella que algunos críticos llaman "la etapa humana". El hombre, la condición humana, es historia lo que quiere decir que la solidaridad amorosa con el mundo físico, se ha transformado en solidaridad con todo lo que afecta al hombre. El arranque de este sentido solidario provine del sentido moral y ético de la vida humana. En la plaza se inscribe en la dirección que va por las sendas del vivir humano. La posguerra civil comienza a diluirse, son los años cincuenta no es momento de hablar de sí mismo o del cosmos es preciso hablar de los demás y a los demás. VICENTE ALEIXANDRE Unidad en ella – La destrucción o el amor Cuerpo feliz que fluye entre mis manos, rostro amado donde contemplo el mundo, donde graciosos pájaros se copian fugitivos, volando a la región donde nada se olvida. Tu forma externa, diamante o rubí duro, brillo de un sol que entre mis manos deslumbra, cráter que me convoca con su música íntima, con esa indescifrable llamada de tus dientes. Muero porque me arrojo, porque quiero morir, porque quiero vivir en el fuego, porque este aire de fuera no es mío, sino el caliente aliento que si me acerco quema y dora mis labios desde un fondo. .................................. ....................................................... ....................................................... El autor realiza una descripción del amor que siente hacia su amada, además de su manera de sentirlo y enfocarlo. Este amor hacia su amada es retratado (junto a su amada). El sacrificio que el amor puede llegar a ser en la vida del amante, hasta el punto en que la propia vida pase a un segundo plano y solo importe la de la amada/o. También aparece la idea de la inmutabilidad del mundo ante estos hechos. Este poema en concreto pertenece al libro llamado “La destrucción o el amor”, es decir, nos debemos situar en la etapa más surrealista del autor. Sabiendo esto ya podemos comenzar a realizar el comentario crítico propiamente dicho. El poema en sí trata sobre uno de los sentimientos más universales ( sino el que más) del mundo, el amor. Pero lo interesante de este poema no es el amor en bruto, sino el matiz que le da aquí Vicente Aleixandre. A lo que nos referimos aquí es a, según propias opiniones, el aspecto más interesante del poema, que es el enfoque que se le es dado al tema central. Lo particular de dicho enfoque es la radicalidad de su naturaleza, es decir, cuando en el poema se habla, con tanta pasión, de la dependencia de ése amor en torno a la vida del poeta, se deja claro la definición que el autor, aún quizá sin saberlo, hace del amor. El amor como causa de ser y de no ser. Como razón de existencia o de muerte. Destrucción o amor. Alrededor de este concepto se halla todo el significado del texto y, tal vez, de la situación por la que pasaba el autor en el momento de su creación.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Antonio Machado

0

Antonio Machado nació el 26 de julio de 1875, en el palacio de las Dueñas, en Sevilla. Fue el segundo varón que dio a luz su madre, Ana Ruiz, de una descendencia de ocho en total. Once meses antes había nacido Manuel, el primogénito, compañero de muchos pasajes de la vida de Antonio, y con el tiempo también poeta y dramaturgo. La familia de la madre de Machado tenía una confitería en el barrio de Triana, y el padre, Antonio Machado Álvarez, era abogado, periodista e investigador del folclore, trabajo por el que llegaría a ser reconocido internacionalmente con el seudónimo de «Demófilo» En otra vivienda del mismo palacio son vecinos sus abuelos paternos, el médico y naturalista Antonio Machado Núñez, catedrático y rector de la Universidad de Sevilla y convencido institucionista, y su esposa, Cipriana Álvarez Durán, de cuya afición a la pintura quedó como ejemplo un retrato de Antonio Machado a la edad de cuatro años.6 d La trayectoria de Machado, se caracteriza por estar dividida en tres etapas, que se inician con Soledades (1903) la primera, con Campos de Castilla  (1912) la segunda y con Nuevas canciones (1924) la última. La primera etapa de su trayectoria se inscribe en el modernismo simbolista. Suma el tono romántico y el simbolismo francés, sugerente y evocador, sin brillantez formal 1.- ETAPA SOLEDADES (1903) Es el título del primer poema del libro. El símbolo de la voz lírica de A.Machado: el poeta y el protagonista. También es un símbolo tradicional en la historia de la literatura occidental: Ulises, el pícaro, don Quijote, los místicos, la literatura beat (Kerouac), hippies…Viajar significa explorar, buscar, es un anhelo y aspiración que nunca se sacian.  En Soledades el viajero del primer poema, ya de vuelta, confiesa su frustración, su fracaso, ha vuelto al punto de partida sin haber conseguido su anhelo, quizás indefinible. Este sentimiento marca el tono de todo el libro.  Su viaje ha sido un viaje interior, por su tristeza interior y angustia de vivir. Las calles, las plazas, el campo…son objetivaciones de su sendero interior, de las galerías del alma. Caminar es explorar, buscar, aspirar. La vida del viajero es buscar en el tiempo sin encontrar nada. En el primer poema ya ha renunciado a continuar su búsqueda, ha renunciado a su indefinida aspiración, ha dejado de caminar. La conclusión de su viaje es que la vida es tiempo en espera de la muerte, nada más. Queda vencido por el tedio; todo el poema sugiere cansancio y desilusión.  Este viajero puede aparecer como peregrino, romero, caminante…su única compañía es el sentimiento de soledad, no se comunica con las vagas figuras que encuentra en su camino El VIAJERO  Está en la sala familiar, sombría, y entre nosotros, el querido hermano que en el sueño infantil de un claro día vimos partir hacia un país lejano. Hoy tiene ya las sienes plateadas, un gris mechón sobre la angosta frente, y la fría inquietud de sus miradas revela un alma casi toda ausente. Deshójanse las copas otoñales del parque mustio y viejo. La tarde, tras los húmedos cristales, se pinta, y en el fondo del espejo. El rostro del hermano se ilumina suavemente. ¿Floridos desengaños dorados por la tarde que declina? ¿Ansias de vida nueva en nuevos años? ¿Lamentará la juventud perdida? Lejos quedó -la pobre loba- muerta. ¿La blanca juventud nunca vivida teme, que ha de cantar ante su puerta? ¿Sonríe el sol de oro de la tierra de un sueño no encontrada; y ve su nave hender el mar sonoro, de viento y luz la blanca vela hinchada? Él ha visto las hojas otoñales, amarillas, rodar, las olorosas ramas del eucalipto, los rosales que enseñan otra vez sus blancas rosas Y este dolor que añora o desconfía el temblor de una lágrima reprime, y un resto de viril hipocresía en el semblante pálido se imprime. Serio retrato en la pared clarea todavía. Nosotros divagamos. En la tristeza del hogar golpea el tictac del reloj. Todos callamos. TEMAS PRINCIPALES: El paso del tiempo: Machado transmite su angustia sobre el paso del tiempo en algunos de los poemas de esta obra recordando sobre todo objetos o momentos de su pasado que no podrá volver a revivir nunca más. El paso del tiempo es una obsesión en esta obra. La muerte: Está estrechamente ligado con el paso del tiempo, pues es este el que provoca al final la mayoría de muertes. La vida: Normalmente antes de hablar de la muerte trata la vida, pero una vida triste y monótona, y la muerte es una liberación de esta vida desagradable y solitaria que vive alguna gente. ESTRUCTURA EXTERNA: Estamos frente a una composición poética formada por nueve estrofas de cuatro versos endecasílabos con rima consonante alterna, que responden al nombre serventesio. Está en la sala familiar, sombría,     A y entre nosotros, el querido hermano    B que en el sueño infantil de un claro día    A vimos partir hacia un país lejano.     B ESTRUCTURA INTERNA Primer momento: Presentación del hermano (estrofas 1 y 2 ) Segundo momento: Reflexión del poeta acerca del estado anímico de su hermano y su relación con la naturaleza circundante (estrofas 3 a 8) Tercer momento: Cuadro final (estrofa 9). RECUERDO INFANTIL Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de lluvia tras los cristales. Es la clase. En un cartel se representa a Caín fugitivo, y muerto Abel, junto a una mancha carmín. Con timbre sonoro y hueco truena el maestro, un anciano mal vestido, enjuto y seco, que lleva un libro en la mano Y todo un coro infantil va cantando la lección; mil veces ciento, cien mil, mil veces mil, un millón. Una tarde parda y fría de invierno. Los colegiales estudian. Monotonía de la lluvia en los cristales. TEMA PRINCIPAL: Los recuerdos infantiles de las clases por la tarde, en el colegio donde Antonio Machado estudió de niño. Antonio Machado recuerda con nostalgia la monotonía de las clases que recibía de niño en el colegio. Más concretamente describe el aula con un cartel que representa a Caín y Abel, el maestro viejo y enjuto, y el coro de niños que, en las tardes lluviosas de invierno, repetía cantando la lección de matemáticas. ESTRUCTURA EXTERNA: Por su estructura externa, este poema está formado por cinco estrofas de cuatro versos octosílabos de rima consonante (cuartetas: 8a, 8b, 8a, 8b); además la última estrofa es una repetición completa de la primera estrofa. ESTRUCTURA INTERNA:, este poema presenta una cierta organización “circular”, debido a la repetición de la primera y última estrofa. De todos modos, esta sería su estructura interna: Primera parte (1ª estrofa): Introducción: se señala el tiempo, el lugar y el ambiente del colegio infantil. Segunda Parte: Descripción de los elementos que componen el “cuadro” del colegio: el aula (2ª estrofa), el maestro (3ª estrofa) y los niños (4ª estrofa). Tercera Parte: Final o cierre del poema: Antonio Machado repite la estrofa inicial. Con ello cierra el círculo de la monotonía de la clase infantil. COMENTARIO CRÍTICO: Este poema es fundamentalmente modernista, concretamente intimista, ya que nos habla de su infancia, desde su propia visión. Describe cómo es una clase en un colegio durante una tarde de lluvia. Antonio Machado critica la rutina y el atraso tanto del alumnado como del profesor; porque a estos se les pasa el tiempo haciendo lo mismo día tras día sin descubrir las cosas del mundo, por eso se convierte en protagonista del poema la palabra “monotonía”. Machado, en los primeros versos hace referencia a la soledad, a la tristeza de las tardes frías de invierno, donde los alumnos tienen que estar en clase estudiando, donde se les pasa la mayor parte del tiempo y así todos los días. Machado insiste en la monotonía que suponen las enseñanzas religiosas y lo reafirma con la pesadez que supone aprender matemáticas. A continuación, nos habla del maestro, que aparece marcado negativamente por ser flaco, tener un tono de voz resonante y rimbombante, además de ser libresco y repetir  lo que ya viene escrito.     Utiliza varios campos semánticos. El primero de ellos tiene que ver con el ámbito de la “educación” como “colegiales”, “estudian”, “clase”, “maestro”, “libro” o “lección”. También aparecen elementos relacionados con “aspectos invernales” como “fría”, “invierno”, “lluvia” y “truena”. Machado usa estos campos semánticos precisamente porque habla de cómo aprenden la lección unos colegiales en una tarde invernal de lluvia. Por último, nos habla del coro infantil, que va cantando la monótona canción. A UN NARANJO Y A UN LIMONERO Naranjo en maceta, ¡qué triste es tu suerte! Medrosas tiritan tus hojas menguadas. Naranjo en la corte, ¡qué pena de verte con tus naranjitas secas y arrugadas! Pobre limonero de fruto amarillo cual pomo pulido de pálida cera, ¡qué pena mirarte, mísero arbolito criado en mezquino tonel de madera! De los claros bosques de la Andalucía, ¿quién os trajo a esta castellana tierra que barren los vientos de la adusta sierra, hijos de los campos de la tierra mía? ¡Gloria de los huertos, árbol limonero, que enciendes los frutos de pálido oro, y alumbras del negro cipresal austero las quietas plegarias erguidas en coro; y fresco naranjo del patio querido, del campo risueño y el huerto soñado, siempre en mi recuerdo maduro o florido de frondas y aromas y frutos cargado! , TEMA PRINCIPAL: Es la nostalgia de la voz poética por la juventud perdida. El poeta toma como pretexto dos árboles que han sido arrancados de su entorno natural y llevados en continentes artificiales a la inhóspita Castilla. El marchitarse de los arbolitos representa, por tanto, el ocaso anímico del poeta. Por otro lado, su añoranza de la edad pretérita se entreteje con el recuerdo de su tierra de nación. El lector repara así en la pesadumbre mayúscula que atormenta a la voz lírica ESTRUCTURA EXTERNA:“A un naranjo y un limonero” consta de 20 versos dodecasílabos de rima consonante, agrupados en cinco estrofas de cuatro versos. Las estrofas primera, segunda, cuarta y quinta son serventesios (cuatro versos de arte mayor con rima consonante ABAB). La tercera es un cuarteto (también cuatro versos de arte mayor de rima consonante, pero con un esquema ABBA). ESTRUCTURA INTERNA: Primera parte (versos 1-8): el poeta lamenta el destino de las plantas, el naranjo en la primera estrofa y el limonero en la segunda. Segunda parte (versos 9-12): una interrogación retórica ocupa casi toda esta parte. La voz poética se pregunta por el responsable de la suerte de los frutales y contrapone Andalucía, origen de los vegetales, y Castilla, su destino final. Tercera parte (versos 13-20): el poeta canta el estado primigenio de los árboles, en contraste con su situación actual. La primera estrofa elogía al limonero, la segunda al naranjo. Se obtiene de este modo una estructura simétrica, que justifica el cambio de esquema rítmico en la tercera estrofa. Si se traza una línea entre los versos décimo y decimoprimero, ambas mitades son idénticas a este respecto. EL LIMONERO LÁNGUIDO SUSPENDE El limonero lánguido suspende una pálida rama polvorienta sobre el encanto de la fuente limpia, y allá en el fondo sueñan los frutos de oro… Es una tarde clara, casi de primavera; tibia tarde de marzo, que al hálito de abril cercano lleva; y estoy solo, en el patio silencioso, buscando una ilusión cándida y vieja: alguna sombra sobre el blanco muro, algún recuerdo, en el pretil de piedra de la fuente dormido, o, en el aire, algún vagar de túnica ligera. En el ambiente de la tarde flota ese aroma de ausencia que dice al alma luminosa: nunca, y al corazón: espera. Ese aroma que evoca los fantasmas de las fragancias vírgenes y muertas. Sí, te recuerdo, tarde alegre y clara, casi de primavera, tarde sin flores, cuando me traías el buen perfume de la hierbabuena, y de la buena albahaca, que tenía mi madre en sus macetas. Que tú me viste hundir mis manos puras en el agua serena, para alcanzar los frutos encantados que hoy en el fondo de la fuente sueñan... Sí, te conozco, tarde alegre y clara, casi de primavera. El poema VII pertenece al libro Soledades, del sevillano Antonio Machado. Fue uno de los poetas más destacados de la literatura española de fin de siglo. Perteneció a la llamada Generación del 98, junto a otros autores como Unamuno o Azorín. El poema se compone de versos endecasílabos y heptasílabos. La rima es asonante en los versos pares, algo muy común en este autor que tiende a las estrofas arromanzadas. TEMA PRINCIPAL: El tema de este poema son los recuerdos de la infancia vividos en el patio de su casa de Sevilla. ESTRUCTURA INTERNA Podríamos dividirlo en tres partes: Primera parte: Hasta el verso 5 se hace una pequeña presentación del lugar que luego se describirá con más detalle: el patio de su casa de Sevilla. Segunda Parte:Desde el verso 5 al 27 el yo poético hace acto de presencia con sus recuerdos asociados a las horas de la infancia vividas en ese patio. Tercera parte: Desde el verso 27 hasta el final se desvela el significado de los versos iniciales, tal como explicaremos más adelante. Como ya hemos dicho, el poema gira en torno a los recuerdos del "yo lírico", que en este caso se identifica claramente con el autor, pues Machado pasó su infancia en la ciudad de Sevilla, en una casa con patio a la que también alude en el famoso poema "Retrato" ("Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla/ y un huerto claro donde madura el limonero..."). Para presentar los recuerdos se sirve de sustantivos relacionados con la evocación ("ilusión", "sombra", "recuerdo"...) y de imágenes y símbolos muy comunes en su obra como: La fuente (versos 3 y 30). Los cusos de agua simbolizan en este autor el paso del tiempo. La tarde: "tarde de marzo", "ambiente de la tarde", "tarde alegre y clara", "tarde sin flores". Es el momento del día propicio para la introspección y el recuerdo. El limonero representa su arraigo al lugar que describe y con el que sueña. La primavera simboliza la juventud, la época de plenitud. Al final de la composición se comprende el significado de los primeros versos ("y allá en el fondo sueñan / los frutos de oro"). Se refiere al reflejo de los limones en el agua cristalina de la fuente. Además, al final comprobamos que de niño el "yo" poético creía que  los limones se encontraban en el fondo y sumergía sus manos en el agua para tratar de cogerlos inútilmente ("tú me viste hundir mis manos puras / en el agua serena / para alcanzar los frutos encantados"). Todo el poema contiene elementos sensoriales y, sin duda, el que predomina es el sentido del olfato ("hálito de abril", "aroma de ausencia", "fragancias vírgenes y muertas", "perfume de la hierbabuena"). En este poema también se aprecian otros elementos muy habituales en la obra del poeta sevillano: Presencia del "yo lírico": "estoy solo", "te recuerdo", "cuando me traías", "tenía mi madre"... Abundancia de adjetivos cromáticos: "pálida rama", "blanco muro", "ilusión cándida" (en este caso, significa al mismo tiempo "blanca" y "sencilla", sin malicia, como es propio de la niñez. Uso del adjetivo "polvoriento", que representa en Machado lo antiguo, lo desvaído del recuerdo. Uso abundante de figuras literarias clásicas: metáforas (los "frutos de oro" por los limones), personificaciones ("ese aroma de ausencia, que dice al alma luminosa...", "sueñan los frutos"), hipérbaton ("que el hálito de abril cercano lleva"). Destacan los elementos de repetición, como el paralelismo en los versos 11, 12 y 13, o la repetición del verso "Sí, te recuerdo, tarde y clara / casi de primavera". Con esa insistencia hace hincapié en la importancia de sus recuerdos: no los olvida, los tiene en su mente aunque viva en otros lugares. La tarde aparece en ese verso personificada y el poeta se dirige a ella. Este poema es uno de los primeros de Machado y ya había sido publicado anteriormente con el título "El poeta visita el patio de la casa en que nació". Ese título muestra claramente el tema  de la obra, que es la evocación de su infancia sevillana. 2 ETAPA.     CAMPOS DE CASTILLA CAMPOS DE CASTILLA (1912) En la segunda etapa Machado empieza un periodo de una poesía menos intimista y más historicista, en el que el paisaje soriano cobra un gran papel protagonista. Es una poesía en general, más descriptiva, que refleja un paisaje real y, la identificación entre Soria-Castilla y España, se da habitualmente. También se produce la identificación entre el paisaje y el alma del poeta . El paisaje provoca a veces, una reflexión histórica y crítica sobre el pecado hispánico, la envidia y sobre la decadencia del presente. En líneas generales, son poemas reflexivos y de estilo más retórico. ORILLAS DEL DUERO ¡Primavera soriana, primavera humilde, como el sueño de un bendito, de un pobre caminante que durmiera de cansancio en un páramo infinito! ¡Campillo amarillento, como tosco sayal de campesina, pradera de velludo polvoriento donde pace la escuálida merina! ¡Aquellos diminutos pegujales de tierra dura y fría, donde apuntan centenos y trigales que el pan moreno nos darán un día! Y otra vez roca y roca, pedregales desnudos y pelados serrijones, la tierra de las águilas caudales, malezas y jarales, hierbas monteses, zarzas y cambrones. ¡Oh tierra ingrata y fuerte, tierra mía! ¡Castilla, tus decrépitas ciudades! ¡La agria melancolía que puebla tus sombrías soledades! ¡Castilla varonil, adusta tierra, Castilla del desdén contra la suerte, Castilla del dolor y de la guerra, tierra inmortal, Castilla de la muerte! Era una tarde, cuando el campo huía del sol, y en el asombro del planeta, como un globo morado aparecía la hermosa luna, amada del poeta. En el cárdeno cielo vïoleta alguna clara estrella fulguraba. El aire ensombrecido oreaba mis sienes, y acercaba el murmullo del agua hasta mi oído. Entre cerros de plomo y de ceniza manchados de roídos encinares, y entre calvas roquedas de caliza, iba a embestir los ocho tajamares del puente el padre río, que surca de Castilla el yermo frío. ¡Oh Duero, tu agua corre y correrá mientras las nieves blancas de enero el sol de mayo haga fluir por hoces y barrancas, mientras tengan las sierras su turbante de nieve y de tormenta. y brille el olifante del sol, tras de la nube cenicienta!... ¿Y el viejo romancero fue el sueño de un juglar junto a tu orilla? ¿Acaso como tú y por siempre, Duero, irá corriendo hacia la mar Castilla TEMA PRINCIPAL: El tema central es la tierra de Castilla y su soledad, tanto de gentes como de vegetación, que está relacionada con la propia soledad que quiere expresar el poeta: se produce la identificación del estado anímico El tema de Primavera soriana, primavera es la actitud de Antonio Machado ante la situación del paisaje castellano. Machado describe el paisaje que está viendo, al indicarnos que observa el Duero de cerca, nos indica que se encuentra en Castilla, muestra su sentir ante la desértica tierra. Luego, compara lo que ve en ese momento con la gloria pasada de Castilla. También, se aprecia el paso del tiempo, presente por medio de los símbolos habituales de Machado como el “río”, la “mar” o la tarde, para dar una idea de final de la vida y, en este caso, el ocaso de Castilla. ESTRUCTURA EXTERNA: En este poema se pueden apreciar tres grandes partes: la primera estrofa a modo de presentación un cuerpo de la descripción del paisaje soriano y sus diferentes elementos, de la estrofa 2 hasta la 10 un final de la descripción que ocuparía toda la estrofa 11. MÉTRICA DEL POEMA 11A,11B,11A,11B,7c,11D,11E,11D,11F,7g,11F,11G,11F,11H,11F,7f,11H,11G,11F,7g,11F,11I,11J,11I,11J,11G,11I,11G,11I,11I,11K,7l,11K,11L,11M,11N,11M,11N,7ñ,11Ñ,7o,11P,7q,11P,11R,7s,7r,11S,7t,11U,11T,11U En este poema, la rima es consonante, aunque el poeta, como ya hemos mencionado anteriormente no seguía ningún tipo de esquema tradicional, en cuanto a la rima tampoco sigue un esquema fijo, por lo que podemos apreciar como la rima va variando a lo largo de todo el poema. ESTRUCTURA INTERNA Este poema pertenece a su obra “Campos de Castilla” publicada en 1912 y ampliada en 1917. En la trayectoria poética de Antonio Machado se puede distinguir cuatro etapas: Primera etapa: de influencias andaluzas y de acusado perfil modernista. Segunda etapa: etapa de plenitud en la que aportan tres grandes temas (preocupación histórica, el paisaje y el amor). Tercera etapa: Machado vuelve a Andalucía y escribe canciones y coplas. Cuarta etapa: empieza a sentir inquietudes filosóficas. En la segunda etapa, Machado reside en Soria; el contacto con el campo y el paisaje castellano le llevan a identificarse con su materia y con su espíritu y necesita contarlo en sus poemas. Su poesía se hace más descriptiva y realista. En el poema “a orillas de Duero” Machado describe el paisaje de Castilla, desierta, miserable, sin trabajar, como reflejo de sus sentimientos más íntimos y su preocupación por la situación de España. EL DIOS IBERO Igual que el ballestero tahúr de la cantiga, tuviera una saeta el hombre ibero para el Señor que apedreó la espiga y malogró los frutos otoñales, y un “gloria a ti” para el Señor que grana centenos y trigales que el pan bendito le darán mañana. «Señor de la ruina, adoro porque aguardo y porque temo: con mi oración se inclina hacia la tierra un corazón blasfemo. »¡Señor, por quien arranco el pan con pena, sé tu poder, conozco mi cadena! ¡Oh dueño de la nube del estío que la campiña arrasa, del seco otoño, del helar tardío, y del bochorno que la mies abrasa! »¡Señor del iris, sobre el campo verde donde la oveja pace, Señor del fruto que el gusano muerde y de la choza que el turbión deshace, »tu soplo el fuego del hogar aviva, tu lumbre da sazón al rubio grano, y cuaja el hueso de la verde oliva, la noche de San Juan, tu santa mano! »¡Oh dueño de fortuna y de pobreza, ventura y malandanza, que al rico das favores y pereza y al pobre su fatiga y su esperanza! »¡Señor, Señor: en la voltaria rueda del año he visto mi simiente echada, corriendo igual albur que la moneda del jugador en el azar sembrada! »¡Señor, hoy paternal, ayer cruento, con doble faz de amor y de venganza, a ti, en un dado de tahúr al viento va mi oración, blasfemia y alabanza!» Este que insulta a Dios en los altares, no más atento al ceño del destino, también soñó caminos en los mares y dijo: es Dios sobre la mar camino. ¿No es él quien puso a Dios sobre la guerra más allá de la suerte, más allá de la tierra, más allá de la mar y de la muerte? ¿No dio la encina ibera para el fuego de Dios la buena rama, que fue en la santa hoguera de amor una con Dios en pura llama? Mas hoy… ¡Qué importa un día! Para los nuevos lares estepas hay en la floresta umbría, leña verde en los viejos encinares. Aún larga patria espera abrir al corvo arado sus besanas; para el grano de Dios hay sementera bajo cardos y abrojos y bardanas. ¡Qué importa un día! Está el ayer alerto al mañana, mañana al infinito, hombres de España, ni el pasado ha muerto, no está el mañana –ni el ayer– escrito. ¿Quién ha visto la faz al Dios hispano? Mi corazón aguarda al hombre ibero de la recia mano, que tallará en el roble castellano el Dios adusto de la tierra parda. TEMA PRINCIPAL:  es la religiosidad del campesino español. El autor refleja la hipocresía de los habitantes, de cómo se dejan llevar dependiendo de cómo les va en la vida. Lo cual lo refleja con los frutos de la cosecha, una de las preocupaciones principales del pueblo, ya que de ello dependía su supervivencia a lo largo del año. En el caso de tener buena cosecha y ser afortunado, el supuesto creyente alaba a Dios, si decimos supuesto es porque de lo contrario en vez de alabarlo hará todo lo contrario. Machado critica esta mentalidad, esta forma de actuar del hombre. Además al final del poema deja reflejada su esperanza porque esta forma de ser cambie, y que se vuelva a ver a Dios como un dios austero y no según los intereses de cada uno. ESTRUCTURA INTERNA En cuanto a la estructura interna el poema se puede dividir en tres partes diferentes: 1-8: una primera parte el la que el autor introduce al personaje, el hombre ibero en sus relaciones con Dios 1-8. 9-38: una segunda parte que incluye una oración de un campesino en la que se distingue la hipocresía hacia la religión. 39-50: al terminar la oración el poeta vuelve a preguntarse porque el mismo hombre que ayer alababa a dios hoy lo insulta. 51-63: se trata de convencer al hombre ibero para que forje su destino donde el provenir no esta escrito, y que el hombre ibero cambie su concepto de divinidad y dirija sus plegarias a un verdadero dios y no a un dios caprichoso como lo hacÍa antes ESTRUCTURA EXTERNA: La estructura externa del poema esta compuesta en su mayoría por cuartetos a excepción de la primera estrofa compuesta por ocho versos y dos mas las cuales están compuestas por uno y dos versos respectivamente. Se trata de una combinación de versos heptasílabos y endecasílabos (con predominio de los versos endecasílabos) con rima consonante, los cuales riman de la siguiente manera siguiendo una estructura arbitraria (recibe le nombre de estrofa Machadita): 7a, 7b, 11A, 11B, 11C, 11D, 7c, 11D 7e, 11F, 7e, 11F, 11G, 11G, 11H, 7i, 11H, 11I 11J, 7k, 11J, 11K 11L, 11M, 11L, 11M (…) A UN OLMO SECO Al olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido, con las lluvias de abril y el sol de mayo. algunas hojas nuevas le han salido. ¡El olmo centenario en la colina que lame el Duero! Un musgo amarillento le mancha la corteza blanquecina al tronco carcomido y polvoriento. No será, cual los álamos cantores que guardan el camino y la ribera. habitado de pardos ruiseñores. Ejército de hormigas en hilera va trepando por él, y en sus entrañas urden sus telas grises las arañas, Antes que te derribe, olmo del Duero. con su hacha el leñador, y el carpintero te convierta en melena de campaña. lanza de carro o yugo de carreta: antes que rojo en el hogar, mañana. ardas de alguna mísera caseta, al borde de un camino; antes que te descuaje un torbellino. y tronche el soplo de las sierras blancas; antes que el río hasta la mar te empuje por valles y barrancas, olmo quiero anotar en mi cartera la gracia de tu rama verdecida. Mi corazón espera también, hacia la luz y hacia la vida, otro milagro de la primavera. TEMA PRINCIPAL: Este poema hace una descripción sensible y patética de un viejo olmo, del cual resurge la vida gracias a la primavera. ESTRUCTURA INTERNA: Este poema se divide en tres partes: Primera parte: llega hasta el verso 14, en la que hace una descripción general de como está el árbol, y de su situación y entorno, citando también la aparición de las hojas nuevas con la llegada de la primavera, y también lo compara con otra especie, los álamos. Segunda parte:, que va desde el verso decimoquinto hasta el cuarto verso del poema desde el final, el poeta expresa su deseo de dejar constancia escrita de la aparición hojas entre tanta muerte. Tercera y última parte: ya no se habla del olmo, sino que se expresa un deseo una esperanza.El principal fondo de este poema, es expresar su dolor y en consonancia con la destrucción del árbol y su capacidad de regeneración, ya que aún conserva la esperanza de que aún exista un milagro de la vida, para su mujer, ya que esta, cuando Machado escribe el poema, està enferma. ESTRUCTURA EXTERNA: Este poema está formado por treinta versos de arte mayor y menor, ya que son de once y siete sílabas (endecasílabos y heptasílabos) pero sin seguir ninguna regla aparentemente. Sin embargo, al tratarse de una combinación de versos de 7 y de 11 que riman a gusto del poeta, estamos ante una silva, modelo estrófico clásico que admite incluso la posibilidad de que algún verso quede suelto, como ocurre en este poema. La rima es consonante, menos en el verso vigésimo cuarto, que es un verso suelto, no rima. LOS OLIVOS ¡Viejos olivos sedientos bajo el claro sol del día, olivares polvorientos del campo de Andalucía! ¡El campo andaluz, peinado por el sol canicular, de loma en loma rayado de olivar y de olivar! ¡Son las tierras soleadas, anchas lomas, lueñes sierras de olivares recamadas! Mil senderos. Con sus machos, abrumados de capachos, van gañanes y arrieros. ¡De la venta del camino a la puerta, soplan vino trabucaires bandoleros! ¡Olivares y olivares de loma en loma prendidos cual bordados alamares! ¡Olivares coloridos de una tarde anaranjada; olivares rebruñidos bajo la luna argentada! ¡Olivares centellados en las tardes cenicientas, bajo los cielos preñados de tormentas!… Olivares, Dios os dé los enerosde aguaceros, los agostos de agua al pie, los vientos primaverales, vuestras flores racimadas; y las lluvias otoñales vuestras olivas moradas. Olivar, por cien caminos, tus olivitas irán caminando a cien molinos. Ya darán trabajo en las alquerías a gañanes y braceros, ¡oh buenas frentes sombrías bajo los anchos sombreros!… ¡Olivar y olivareros, bosque y raza, campo y plaza de los fieles al terruño y al arado y al molino, de los que muestran el puño al destino, los benditos labradores, los bandidos caballeros, los señores devotos y matuteros!… ¡Ciudades y caseríos en la margen de los ríos, en los pliegues de la sierra!… ¡Venga Dios a los hogares y a las almas de esta tierra de olivares y olivares! II A dos leguas de Úbeda, la Torre de Pero Gil, bajo este sol de fuego, triste burgo de España. El coche rueda entre grises olivos polvorientos. Allá, el castillo heroico. En la plaza, mendigos y chicuelos: una orgía de harapos… Pasamos frente al atrio del convento de la Misericordia. ¡Los blancos muros, los cipreses negros! ¡Agria melancolía como asperón de hierro que raspa el corazón! ¡Amurallada piedad, erguida en este basurero!… Esta casa de Dios, decid hermanos, esta casa de Dios, ¿qué guarda dentro? Y ese pálido joven, asombrado y atento, que parece mirarnos con la boca, será el loco del pueblo, de quien se dice: es Lucas, Blas o Ginés, el tonto que tenemos. Seguimos. Olivares. Los olivos están en flor. El carricoche lento, al paso de dos pencos matalones, camina hacia Peal. Campos ubérrimos. La tierra da lo suyo; el sol trabaja; el hombre es para el suelo: genera, siembra y labra y su fatiga unce la tierra al cielo. Nosotros enturbiamos la fuente de la vida, el sol primero, con nuestros ojos tristes, con nuestro amargo rezo, con nuestra mano ociosa, con nuestro pensamiento -se engendra en el pecado, se vive en el dolor. ¡Dios está lejos!- Esta piedad erguida sobre este burgo sórdido, sobre este basurero, esta casa de Dios, decid, oh santos cañones de von Kluck, ¿qué guarda dentro? En general, este poema revela un aspecto del consabido "tema de España"... tan insistente en la literatura de la Generación del 98 y, en concreto, de Antonio Machado. Al mismo tiempo, este tema se cruza con el tema de la religión: "Dios y la religiosidad en la poesía" Si queremos concretar más, podríamos definir el tema del siguiente modo: Reflexión metafísica ante el paisaje del olivar andaluz. Otras posibles propuestas válidas serían: Descripción del campo andaluz y reflexiones consecuentes. Viaje reflexivo por el campo andaluz y sus olivares. Meditación religiosa ante la contemplación de las tierras de Jaén. ESTRUCTURA EXTERNA El texto es un poema lírico, escrito en la típica silva romanceada de Antonio Machado. Son 42 versos: hay un tetradecasílabo, 23 endecasílabos y el resto son heptasílabos, repartidos aleatoriamente y con rima asonante en los pares (-e-o). Formalmente, este tipo de estrofa le permite al poeta la descripción detallista y la meditación fluida y profunda. ESTRUCTURA INTERNA: El texto se organiza en torno a tres ideas, que contrastan entre sí: Riqueza del olivar andaluz ("Campos ubérrimos", v 26; "la tierra da lo suyo", v 27) Miseria de las personas ("triste burgo" v 3; "sobre este burgo sórdido, sobre este basurero" v 42) Religiosidad represora-opresora ("...asperón de hierro que raspa el corazón" vv 12-13; "amurallada piedad, erguida en este basurero" vv 13-14; "amargo rezo" v 34 y siguientes.) RETRATO Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero; mi juventud, veinte años en tierra de Castilla; mi historia, algunos casos que recordar no quiero. Ni un seductor Mañara ni un Bradomín he sido —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—; mas recibí la flecha que me asignò Cupido y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario. Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, pero mi verso brota de manantial sereno; y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, soy, en el buen sentido de la palabra, bueno. Adoro la hermosura, y en la moderna estética corté las viejas rosas del huerto de Ronsard; mas no amo los afeites de la actual cosmética ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar. Desdeño las romanzas de los tenores huecos y el coro de los grillos que cantan a la luna. A distinguir me paro las voces de los ecos, y escucho solamente, entre las voces, una. ¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera mi verso como deja el capitán su espada: famosa por la mano viril que la blandiera, no por el docto oficio del forjador preciada. Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; mi soliloquio es plática con este buen amigo que me enseñò el secreto de la filantropía. Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansiòn que habitò, el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. Y cuando llegue el día del último viaje y esté a partir la nave que nunca ha de tornar, me encontraréis a bordo ligero de equipaje, casi desnudo, como los hijos de la mar. “Retrato” apareció por primera vez editado en el poemario “Campos de Castilla”, de 1912 TEMA PRINCIPAL: Antonio Machado quiere hacer una descripción de sí mismo, pero no lo ha titulado “autorretrato” como sería lógico, sino simplemente “Retrato”, de esta manera consigue un distanciamiento con el sujeto que va a describir, como si lo estuviera viendo desde fuera, y puede ser más objetivo, aunque, en algunos momentos aparezca la subjetividad, pero claro, es difícil hablar de uno mismo y evitar por completo expresar algo de lo que se siente. Este, en concreto, es un autorretrato literario, es decir, Machado se describe a sí mismo y a su obra y nos cuenta su vida desde su infancia hasta ese “último viaje” que será su muerte. Se descubre así a un “hombre bueno” que ha querido dejar tras de sí una obra importante y quiere partir libre “como los hijos de la mar”. ESTRUCTURA INTERNA: Este poema está distribuido en tres partes, que se refieren a las tres etapas de su vida: 1.- relato de su pasado: (V. 1-8) a) recuerdo de su niñez en Sevilla (v.1 y 2) b) recuerdo de su juventud en Castilla (v.3 y 4) c) alusión a la existencia de cosas de esta etapa que no quiere recordar (v. 5-8) 2.- explicación del presente y del tipo de persona que es ( v. 9-32) 3.-  relato a base de metáforas de su futura muerte (v. 33-36) Comienza declarando su procedencia: “Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, //  y un huerto claro donde madura el limonero. La imagen del limonero no es simplemente un recurso realista, sino que la utiliza en otros poemas y casi siempre evocando la infancia. Misterioso y silencioso iba una y otra vez.  Cuando hablaba tenía un dejo  de timidez y altivez. Se definía como una buena persona: Soy, en el buen sentido de la palabra, bueno. Consideraba irrelevante su biografía. Confesaba tener ideas progresistas ("gotas de sangre jacobina"), pero no se tenía por persona dogmática. Desaliñado en el vestir, no era un donjuán Mañara, ni un seductor como el Bradomín protagonista de las Sonatas de Valle-Inclán, pero había conocido el amor, y buscaba en él compañía y protección. Ni un seductor Mañara ni un Bradomín he  sido —ya conocéis mi torpe aliño indumentario— mas recibí la flecha que me asignó Cupido,  amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario Carente de fe, soñaba sin embargo con ver a Dios un día. Era un hombre solitario, propenso a la melancolía, de costumbres austeras, orgulloso de ganarse el pan con el trabajo. Converso con el hombre que siempre va conmigo —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; mi soliloquio es plática de este buen amigo  que me enseñó el secreto de la filantropía. Y al cabo nada os debo; debéisme cuanto he escrito. A mi trabajo acudo, con mi dinero pago el traje que me cubre y la mansión que habito,  el pan que me alimenta y el lecho donde yago. ESTRUCTURA EXTERNA: El esquema métrico del poema es el siguiente: Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla, 14A y un huerto claro donde madura el limonero; 14B mi juventud, veinte años en tierra de Castilla; 14A mi historia, algunos casos que recordar no quiero. 14B Ni un seductor Mañara, ni un Bradomín he sido14C —ya conocéis mi torpe aliño indumentario—, 14D mas recibí la flecha que me asignó Cupido,14C y amé cuanto ellas pueden tener de hospitalario. 14D Hay en mis venas gotas de sangre jacobina, 14E pero mi verso brota de manantial sereno;14F y, más que un hombre al uso que sabe su doctrina, 14E soy, en el buen sentido de la palabra, bueno.14F Adoro la hermosura, y en la moderna estética (15-1) 14G corté las viejas rosas del huerto de Ronsard; (13+1) 14H mas no amo los afeites de la actual cosmética,(15-1) 14G ni soy un ave de esas del nuevo gay-trinar.(13+1) 14H Desdeño las romanzas de los tenores huecos 14I y el coro de los grillos que cantan a la luna. 14J A distinguir me paro las voces de los ecos, 14I y escucho solamente, entre las voces, una. 14J ¿Soy clásico o romántico? No sé. Dejar quisiera 14K mi verso, como deja el capitán su espada: 14L famosa por la mano viril que la blandiera, 14K no por el docto oficio del forjador preciada. 14L Converso con el hombre que siempre va conmigo 14M —quien habla solo espera hablar a Dios un día—; 14N mi soliloquio es plática con este buen amigo 14M que me enseñó el secreto de la filantropía. 14N Y al cabo, nada os debo; debéisme cuanto he escrito. 14Ñ A mi trabajo acudo, con mi dinero pago 14O el traje que me cubre y la mansión que habito, 14Ñ el pan que me alimenta y el lecho en donde yago. 14O Y cuando llegue el día del último viaje, 14P y esté al partir la nave que nunca ha de tornar, 14Q me encontraréis a bordo ligero de equipaje, 14P casi desnudo, como los hijos de la mar. 14Q Como podemos observar este poema es un texto de rima consonante distribuida en versos alejandrinos (14 sílabas). La tercera etapa y última se caracteriza porque el aspecto más interesante reside en los Proverbios y cantares, composiciones a modo de sentencias o de canción popular con los temas Nuevas canciones (1924) constantes del autor: el relativismo, el tiempo, la búsqueda de Dios, la vida como un camino, la crítica sobre el país… NUEVAS CANCIONES PROVERBIOS Y CANTARES – XLIV Todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar. TEMA: El paso del tiempo ESTRUCTURA EXTERNA: 4 versos octosílabos (8 sílabas; arte menor), rimados los pares en asonante. Cabe destacar que la rima se hace en la sílaba aguda, por lo que los versos rimados tienen 7 sílabas reales, pero 8 líricas. Es la estructura típica de la copla. (8- 8a 8- 8a) ESTRUCTURA INTERNA: El poeta reflexiona aquí sobre el pasar fugaz de la vida (tempus fugit); cómo algunas cosas sí permanecen, pero la vida en sí misma simplemente acaba desapareciendo. Viviendo recorremos caminos, caminos que van todos a parar al mar, símbolo con el que Machado se refiere a la muerte. Como recursos estilísticos emplea la metáfora pura (sin mencionar el elemento real) que, como ya se ha mencionado, alude a los caminos (las vidas) y el mar (el fin común a todos esos caminos, es decir, la muerte). Hacer caminos es vivir. Mientras vives, vas haciendo tu propio camino; pero al hacerlo sobre la mar (la muerte), significa que la porción de vida sobre la que te mueves es incomparable a la muerte que espera a que tu camino se acabe. O sea, que Machado quiere decir, que vivimos sobre un mar de muerte. Además, un camino sobre agua es lo más inestable del mundo; idea que también simboliza la fragilidad del “hilo de la vida

Los Silenciosos.

0

1) Tema: Falta de comunicación en una pareja

2) Resumen: En un café, una pareja, a falta de comunicación, se ponen a contar números de forma patética para desahogarse.

3) Estructura: Es un texto cuya modalidad es la narración, En la narración, se relatan los sucesos que les suceden a unas personas en un lugar y tiempo determinados. Esta modalidad textual adquiere una estructura similar a los cuentos.  Esta estructura consta de “introducción, nudo y desenlace”. Introducción: (línea 1-7). Presentación de los diversos personajes y de la situación. Nudo: (línea 8- penúltima). Reacción absurda ante el aburrimiento por la necesidad de comunicación. La entonación que presentan la pareja al decir los números es de desahogo. Desenlace: (Última línea). Problema no resuelto, se llevaron hasta por la noche contando números. Podemos apreciar que todo lo ocurrido fue una pérdida de tiempo.

4) Comentario Crítico: ´La modalidad textual es la narración. Al principio del texto podemos apreciar la iniciación de un cuento: “Érase una vez…”  Esto, nos ayuda a dar comienzo a la estructura. Todo cuento consta de introducción, nudo y desenlace. El texto nos muestra una situación absurda, patética… en el que una pareja por falta de comunicación, se ponen a contar números cuya entonación, manifiesta desahogo. De esta se forma se llevaron hasta por la noche lo que revela una “pérdida de tiempo.” Aunque veamos este texto como algo “sin sentido”, absurdo… es la pura realidad de la actualidad. Hoy en día, toda persona es consciente de que hay menos comunicación que antiguamente, pero todos hemos pasado por una  situación similar a la de las personas del texto. Todo esto, se debe a las nuevas tecnologías. ¿Alguna vez has quedado con amigos, familiares… y has estado más centrado en el móvil que en las personas de tu alrededor? Pues a eso me refiero. La nuevas tecnologías hacen que nos preocupemos por lo que menos importa en esos momentos de “reuniones familiares, de amistad” Está bien que pertenezcamos a una sociedad desarrollada, es decir, que podamos comunicarnos con gente de otros países gracias a las tecnologías. Eso nos hace ser personas más cultas. Pero nos tenemos que dar cuenta de cuando es y cuando no es necesario estar ocupado con las tecnologías, ya sean por diversión, por trabajo,... Al fin y al cabo no estarás centrado ni en una cosa ni en la otra y eso hará que tengas una “ pérdida de tiempo” como la pareja del texto.

lunes, 24 de octubre de 2016

Textos Humanísticos,

0

Damos comienzo al curso 2016-2017 con un trabajo grupal relacionado con los tipos de textos. Cada grupo se centraba en un texto diferente. Mi grupo compuesto por: Aitana González, Isabel Barrios, Daniel Álvarez y yo ( Ana Rosa Estrada ), nos hemos dedicado a los textos humanísticos. En el siguiente enlace aparecerá todo acerca de ello. https://docs.google.com/presentation/d/1AqjORDOS6o3Nunhv9ok1nCnlCikSwE94lhT42_4DUhw/edit?ts=57fbad0f#slide=id.p